Blogia

LA ENCINA DEL GATO

UN GATO EN EL CAMINO

UN GATO EN EL CAMINO

En el camino de Santiago.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LA ENCINA DE RECO

 

 

Mini audio.

 

Cuento Sumerio.

 

.. de como Reco es recompensado por el Hada de las encinas..

 

a cumplir su sueño..... solo con la condición de cumplir su palabra.

 

En caso contrario el castigo será cegador.

 

Petravila.

 

Emitido en Radio Veritas. 107.5 FM

LA ENCINA DEL OLVIDO

LA ENCINA DEL OLVIDO

foto: Encina Benifamis-Menorca

Autor: Bárbara Salvá - Panoramio

 

 

 

Dice la leyenda;

Cuando una persona enamorada

coma las bellotas de esta encina

olvidara para siempre su amado/a.

 

¡ Dame, oh encina, tu fruto sagrado,

que mi boca sea la tumba

de este amor ingrato.¡

 

Petravila

IL GATTOPARDO

IL GATTOPARDO

Castillo Donnafugata - Italia

escenario de la pelicula " El Gatopardo "

interpretada por Burt Lancaster .

 

 

 

 

 

 

 

Foto: Wickipedia- Okkiproject

LAVANDERAS-BUGADERAS

LAVANDERAS-BUGADERAS

Lavanderas de Castilla

CALÉNDULA

CALÉNDULA

L´encina surera

L´encina surera

FOTO: PANORAMIO. BÁRBARA sALVÁ

 

 

Las encinas


Encinares castellanos

en laderas y altozanos
serrijones y colinas
llenos de oscura maleza,
encinas, pardas encinas,
humildad y fortaleza.

 

Antonio Machado

L´ausina d´algendar.  Foto: Panoramic . Autor : Bárbara Salvá

 

La encina es vista como un medio de comunicación entre cielo y tierra.

 

La vista como un medio de comunicación entre cielo y ti

 

 Abrahán recibió una comunicación divina estando en el encinar de Mambré, allí donde tuvo lugar la escena de la risa de Sara a escondidas en la tienda.

El vellocino de oro colgaba de un roble como si fuera éste un lugar sagrado (templo).

Emblema de hospitalidad para los celtas, símbolo de fuerza a los ojos de los hombres, pero de debilidad ante la naturaleza para los chinos.

Atributo de Cibeles y de Silvano, así como del griego Fileo y su felicidad conyugal.

Protectora es la vieja encina que, a punto de caer, fue apuntalada por Reco y salvó la vida de las Hamadríades, ninfas de encinas y robles.

Dicen que los druidas —se conjetura si esta palabra significa «hombres robles»—solían comer bellotas antes de profetizar;

sabido es que su dios Tento estaba representado en forma de roble.

En la Edad Media, por considerar que la madera de encina era imputrescible, simbolizó la inmortalidad.

Es emblema del heroísmo en Alemania, en donde una corona hecha de hojas de encina sustituyó a la de laurel.

 

 

LA ENCINA DE OTERO

LA ENCINA DE OTERO

foto: bierzonatura.blogspot.com

 

La Encina de Otero, también conocida como "Xardón del Peruchín",

es uno de los árboles monumentales más significativos

de la comarca del Bierzo.

Situada junto al cementerio del pueblo de Otero,

en el paraje conocido como "El Peruchín" .

 

Altura 20,5 m

Diámetro de la copa 24 m
Perímetro de la cepa 8 m

LA ENCINA DE AMBITE

LA ENCINA DE AMBITE

 

 

 

LA ENCINA DE LAS LÁGRIMAS

FOTO: lospaseosderitaco.blogspot.com

VUELVO A LA ENCINA

VUELVO A LA ENCINA

 
Hay tanto que no queda.

Tantas lunas que a veces me asustaron.

Y tanto quedó allí, junto a la encina.

Si la Naturaleza es sabia

como dicen,

si alguna vez guardó tu rostro,

yo te busco.

Y, aunque este frío me hiela los labios,

te llamo,

le llamo beso al aire.

Quiero pensar que estás en esta lluvia,

que veo tu mano en cada flor,

en la raíz del árbol,

sobre mi pie cansado.

Quiero pensar que estás en esta piedra,

toco la piedra,

toco un nombre que apenas leo.

Derramo una lágrima.

Vuelvo a la encina.

Espero.

Nieto, Pepa

 

 

WWW.POESIACASTELLANA.ES

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

BELISA Y ALBANO

BELISA Y ALBANO

Encina

foto panoramio. Autora . Bárbara Salvá

 

 

Cuando las secas encinas,
álamos y robles altos,
los secos ramillos visten
de verdes hojas y ramos;

y las fructíferas plantas
con mil pimpollos preñados
brotando fragantes flores
hacen de lo verde blanco,

para pagar el tributo
al bajo suelo, ordinario
natural de la influencia
qu’el cielo les da cada año;

y secas las yerbezuelas
de los secretos contrarios
por naturales efectos
al ser primero tornando,

de cuyos verdes renuevos
nacen mil colores varios
de miles distintas flores
que esmaltan los verdes prados;

los lechales cabritillos
y los corderos balando
corren a las alcaceles
ya comiendo, ya jugando,

cuando el pastor Albano suspirando
con lágrimas así dice llorando:
«Todo se alegra, mi Belisa, ahora,
solo tu Albano se entristece y llora».

Los romeros y tomillos,
de cuyos floridos ramos
las fecundas abejuelas
sacan licor dulce y claro;

y con la mucha abundancia,
su labor melificando
hinchen el panal nativo
de polen tierno y blanco,

de cuyos preñados huevos
los hijuelos palpitando
salen por gracia divina
a poblar ajenos vasos;

las laboriosas hormigas
de sus provistos palacios
seguras salen a ver
el tiempo sereno y claro,

y los demás animales,
aves, peces, yerba o campo
desechando la tristeza
todos se alegran ufanos,

previniste, tiempo alegre,
más triste el pastor Albano,
a su querida Belisa
dice, al sepulcro mirando:

Cuando el pastor Albano suspirando
con lágrimas así dice llorando:
«Todo se alegra, mi Belisa, ahora,
solo tu Albano se entristece y llora».

Belisa, señora mía,
hoy se cumple justo un año
que de tu temprana muerte
gusté aquel potaje amargo.

Un año te serví enferma,
¡ojalá fueran mil años,
que así enferma te quisiera,
contigo aguardando el pago!

Solo yo te acompañé
cuando todos te dejaron,
porque te quise en la vida
y muerta te adoro y amo;

y sabe el cielo piadoso
a quien fiel testigo hago,
si te querrá también muerta
quien viva te quiso tanto.

Dejásteme en tu cabaña
por guarda de tu rebaño,
con aquella dulce prenda
que me dejaste del parto;

que por ser hechura tuya
me consolaba algún tanto
cuando en su divino rostro
contemplaba tu retrato,

pero duróme tan poco
qu’el cielo por mis pecados
quiso que también siguiese
muerta tus divinos pasos,

Cuando el pastor Albano suspirando
con lágrimas así dice llorando:
«Todo se alegra, mí Belisa, ahora,
sólo tu Albano se entristece y llora».

 

Lope Félix de Vega y Carpio

A UNA ENCINA

A UNA ENCINA

foto panoramio; Bárbara Salvá

Faro Favaritx-Menorca

 

 

 

Bajo tu casta sombra, encina vieja,

quiero sondar la fuente de mi vida

y sacar de los fangos de mi sombra

las esmeraldas líricas.

 

Echo mis redes sobre el agua turbia

y las saco vacías.

¡Más abajo del cieno tenebroso

están mis pedrerías!

 

¡Hunde en mi pecho tus ramajes santos!

¡oh solitaria encina,

y deja en mi sub-alma

tus secretos y tu pasión tranquila!

 

Esta tristeza juvenil se pasa,

¡ya lo sé! La alegría

otra vez dejará sus guirnaldas

sobre mi frente herida,

aunque nunca mis redes pescarán

la oculta pedrería

de tristeza inconsciente que reluce

al fondo de mi vida.

 

Pero mi gran dolor trascendental

es tu dolor, encina.

Es el mismo dolor de las estrellas

y de la flor marchita.

 

Mis lágrimas resbalan a la tierra

y, como tus resinas,

corren sobre las aguas del gran cauce

que va a la noche fría.

Y nosotros también resbalaremos,

yo con mis pedrerías,

y tú plenas las ramas de invisibles

bellotas metafísicas.

 

No me abandones nunca en mis pesares,

esquelética amiga.

Cántame con tu boca vieja y casta

una canción antigua,

con palabras de tierra entrelazadas

en la azul melodía.

 

Vuelvo otra vez a echar las redes sobre

la fuente de mi vida,

redes hechas con hilos de esperanza,

nudos de poesía,

y saco piedras falsas entre un cieno

de pasiones dormidas.

 

Con el sol del otoño toda el agua

de mi fontana vibra,

y noto que sacando sus raíces

huye de mí la encina.

 

Federico García Lorca

 

DRUIDAS, LOS QUE CONOCEN LA ENCINA

DRUIDAS, LOS QUE CONOCEN LA ENCINA

foto panoramio. Autor: Bárbara Salvá

Cami reial Ferrerias- Menorca

 

 

                LA ENCINA:  ÁRBOL SAGRADO DE LOS CELTAS.

 

 

               ETIMOLOGIA DE LA PALABRA CELTA:  DRUIDA  

                     " LOS QUE CONOCEN LA ENCINA "

                              DERU . ENCINA

                               WID:  SABER, CONOCIMIENTO

 

La encina, paisaje de la historia

Desde los albores de los tiempos y hasta la Edad Moderna, la Península Ibérica estaba cubierta por un casi impenetrable bosque dominado por encinas, que albergaba también alcornoques, quejigos y otros robles. Bajo estos árboles crecían jaras, lentiscos, retamas, madroños, labiérnagos, cantuesos, etc., conjunto al que se denomina bosque mediterráneo.

La encina fue, junto con el roble, un árbol sagrado en el mundo mediterráneo. Los celtas totemizaron a la encina, la llamaron Kaërquez, árbol hermoso, que hoy bajo la versión latina de Quercus da nombre científico a este mítico árbol.

Según la leyenda, en la cultura celta los druidas (sacerdotes y sabios de los árboles) danzaban en sus rituales alrededor de las encinas. Símbolo de justicia y fuerza, este árbol formaba también parte de ciertos ritos y creencias a los que los griegos se encomendaban para el conocimiento de lo divino y de lo humano.

Los romanos, por su parte, consagraron la encina a Júpiter, pues la consideraban símbolo de constancia y fidelidad. Y en la obra más importante sobre la agricultura y los montes de la España musulmana, el "Libro de Agricultura", del sevillano Abu-Zacaría, se dice hay de varias clases: de bellota larga y corta, dulce y amarga.

La encina es un árbol silvestre que nace de suyo en montes entre piedras y en terrenos duros y no duros... y se hace más corpulenta en tierra donde hay agua. Describe asimismo la encina de bellota dulce, con la que se puede hacer pan. Durante siglos, este árbol ha supuesto un magnífico ejemplo de relación armónica entre la naturaleza y el aprovechamiento por el hombre; en los períodos de hambre fue sustento básico, significando en algunos casos la supervivencia de muchas familias.

La encina es, al margen de sus significados simbólicos y culturales a lo largo de la historia y de su aprovechamiento prosaico, uno de nuestros árboles más longevos y hermosos. Ejemplares notables por su tamaño y edad se pueden encontrar en Lecina, que da nombre al pueblo, o Rebollar, ambos en Huesca; la "carrasca de Miramón" en Sigües (Zaragoza) y la "carrasca de Casa Inserte" en Mora de Rubielos (Teruel) Cerca de Peracense, también en Teruel, existe una encina a la que las gentes del lugar atribuyen 1.300 años de vida.

Otras impresionantes encinas son la de Culla (Castellón), la de las tres patas en Mendaza (Navarra), la de Mas de Borbó en L´Aleixar (Tarragona), la de Garai (Vizcaya) y la de Alcoy (Alicante), una encina centenaria situada en una masía a las afueras de la ciudad.


 

 

 

EL HIJO DEL GATO

EL HIJO DEL GATO

acuarela: moixos. Cristina de Cos

 

Al oeste de Toledo, cuando la crisis del poder omeya

en Córdoba estaba en su auge en el año 901,

se produjo una gran movilización de las tribus beréberes,

bajo la invocación de un Mahdi de origen omeya,

un descendiente de Hisham I apodado Ibn al-Qitt.

Fue presentado a las masas por un agitador de inspiración fatimí

llamado Abu Ali al-Sarray, que denunciaba la pasividad

del poder central.

Arrastradas por esta predicación, miles de beréberes

se lanzaron en una expedición de guerra santa

contra la ciudad cristiana de Zamora,

centro de la actividad militar

no contrarrestada nunca  por los musulmanes.

La empresa fracasó debido a la deserción

de los jefes tribales beréberes preocupados

por su propia situación.

 

Historia de Trujillo.

CALIGRAFÍA ÁRABE

 

 

 

     

 

لا اِنسينا ديل غاتو

La encina del gato

 

 

 

اِخو ديل غاتو    

   hijo del gato

HISTORIA APÓCRIFA

 

 Bereberes en Zamora

 


En el año 901 un marabú árabe llamado
Ahmad ben Muwaia Ibn al-Qitt

(el hijo del gato)

sube desde Córdoba por los Pedroches hasta el Guadiana
predicando la Guerra Santa
y provocando un levantamiento para ir contra Zamora
donde descansaban los ejércitos cristianos de Alfonso III.
Reclutó fuerzas entre los Barani de Almadén,
los de Miknasa al-Asnan (Zalamea),
los beréberes Nafza con su gente del castillo de Umm Yafar (Castilnovo)
recibiendo el apoyo de su jefe Zucal Ibn Yacis Ibn Furanic
y también de los Nafza de Trujillo y Coria.
Se le sumaron los berberiscos de Mérida y Badajoz
con todos los del Guadiana
y así marcharon hacia Zamora vía Coria y Ciudad Rodrigo.
.
En el Duero se encontraron con los ejércitos cristianos
luchando encarnizadamente durante varios días y
cuando las cosas empezaban a ir bien
se truncó la batalla por envidias entre los Hijos del Gato
y las gentes de Ibn Furanik que abandonaron la lucha volviéndose a casa.

Esto ocurría el 10 de Julio del 901.


Alfonso III moría el año 909
y en Octubre del 912 lo hacía el emir Abd Allah
sucediéndole su nieto Abd al-Rahman III.

 

 

 

fuente; historiadeextremadura.blogspot.com

Reflexión

 

 

 

         " Una de las diferencias


                   más impresionantes

 

             entre un gato

 

             y una mentira,

 

            es que el gato

 

                 sólo tiene siete vidas. "

 

 

                                                           Mark Twain

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ESCUDO JULIA

ESCUDO JULIA

ESCUDO SARA

ESCUDO SARA

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres